Roberto Alifano es un escritor de extensa y reconocida trayectoria literaria.

Autor de libros de poesía, narrativa y ensayos, periodista cultural y constante viagero (fue corresponsal extranjero del diario "La Opinión") se desempeñó durante diez años como secretario de Jorge Luis Borges (él prefiere considerarse, modestamente, su “amanuense) y dirigió la tercera etapa de la revista "PROA”, fuadada por el autor de “El Aleph” en los años veinte. Entre las distinciones recibidas por Alifano merecen señalarse el Premio Pablo Neruda y el Gran Premio de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE).

Este destacado intelectual ha sumado últimamente a su rica bibliografía un volumen que posee para nosotros especial relevancia; su título: “Yo Dante, EN Mitad DEL CAMINO DE LA VIDA, una atractiva “autobiografía” del autor de la COMMeDIA (novelada, por supuesto) que acaba de ser publicada en España, con una tirada de 30.000 ejemplares, por la editorial Edelvides, en su sello Khatt, que tiene en Buenos Aires local en la avenida Callao al 200.

Entrevistado en un bar del barrio de Caballito, donde reside, preguntamos a Alifano por el origen de su interés en Dante.

-El interés empezó de chico, en Escobar, donde vivíamos, cuando mi madre me leía los tercetos del genial florentino. Después, en la escuela primaria, en tiempos de Perón, cuando nos dieron la versión castellana de Mitre publicada por la editorial Tor, en un libro de tapas blandas que todavía conservo. Lo comentaba con mi madre, que lo leía en italiano y aprendí varios pasajes de memoria. Esa devoción me acompañó toda la vida y se fortaleció a través de amigos que también admiraban a Dante: el poeta Norberto Silvetti Paz, que sabía cantos de memoria; el profesor Duilio Ferraro, un erudito en letras clásicas muy divertido, que a sus conversaciones intercalaba siempre citas en latín. También conocí, en casa de Borges, a Enrique Martorelli Francia, un obrero ferroviario que se dedicó a traducir la Divina Comedia y, al no encontrar editor, hipotecó su casa para viajar a México, donde se publicó. Pero, sobre todo, hablé mucho con otro gran admirador de la COMMEDIA: Jorge Luis Borges. Cuando colaboré con él lo acompañé en varios diálogos públicos y en 1976 o 1977 publiqué un pequeño libro con esas conversaciones que titulé “Borges y la Divina Comedia”.

-¿Cómo se le ocurrió escribir “Yo Dante…”?

-En mis viajes a Italia visité los lugares donde estuvo Dante; además de Florencia otras ciudades de la Toscana: Siena, San Gímignano; también Bologna, Ferrara, Ravenna, Pomposa, Venecia… acompañado por el ingeniero Galardi, otro fervoroso dantista.

-¡Cómo concibió esta “autobiografía’’?

-No existen muchos datos concretos sobre la vida de Dante, así que utilicé los que pueden entresacarse de su propia obra y suplí otros con la imaginación. Imaginé un manuscrito olvidado por Dante en la Abadía de Pomposa y fui hilvanando la obra con un estilo que puede ser el de la época, adaptado a la nuestra, con las necesarias referencias históricas e interpolando algunos tercetos relacionados con lo que se cuenta. Tengo lista una segunda parte, ya definitivamente ficcional, en la que, después de varias alternativas, hago aparecer el manuscrito autobiográfico de Dante en Buenos Aires. Por supuesto, no es ajena la aparición del edificio Barolo. Finalmente le preguntamos: -¿Cuáles son los valores más representativos de la DIVINA COMEDIA?

-Todos: el valor literario el histórico, el religioso, el filosófico, el político. En este libro está todo. Y, fundamentalmente, es un prodigio literario.

Visto 1025 veces Modificado por última vez en 05 de Abril de 2017
Share this article

About author

Super User
Inicia sesión para enviar comentarios

Sitios de Interés

Suscribir y recibir noticias

Deje sus datos y le avisaremos sobre las actualizaciones mas relevantes.
Muchas gracias.

Galería

Top